Peirones

Uno de los puntos de más interés de Tornos es el conjunto de peirones repartidos por el pueblo, entre los que destaca el imponente peirón de la plaza del pueblo.

Un peirón es una estructura arquitectónica con forma de monolito erigida en honor a un santo y que se ubican en un lugar estratégico como a la entrada o el centro del pueblo, o al lado de un camino. La función original del peirón era orientar al viajero en los cruces de caminos y purificar al recién llegado, protegiendo a los habitantes de los males que vienen de fuera. Los peirones son bastante comunes en el Sistema Ibérico, tanto en la zona de Castilla como la de Aragón, y en Tornos podemos observar una amplia y bien conservada colección de ellos.

En el minucioso y excelente estudio de los peirones, elaborado por Ignacio Calvo Berbegal (Xiloca, 2, Págs 45-58 de 1.988), destaca los siguientes:
San Antón: situado en la plaza del pueblo, presenta cuatro hornacinas dedicadas a San Antón, San Isidro, San Cristóbal y la Inmaculada Concepción.
San Juan: en el camino a Bello.
Virgen del Pilar: en el camino a Castejón de Tornos.
Virgen de Loreto: en el camino a Berrueco y Gallocanta.
Virgen del Tremedal: en la Fuente.
Virgen del Carmen: en el camino de Calamocha.
Virgen de los Desamparados: en el antiguo camino a Calamocha.
De las Almas: en el camino a Torralba de los Sisones.
San Cristóbal: en el camino a Berrueco.

Deja un comentario