Iglesia de San Salvador

Iglesia
Iglesia de San Salvador

La Iglesia Parroquial de Tornos, dedicada a San Salvador, es un templo de tres naves, con cuatro tramos cubiertos con bóveda de medio cañón con lunetos. Los dos primeros cuerpos del templo son de mampostería, mientras que el tercero es de ladrillo y está adornado con pilastras. La iglesia tiene planta cuadrada con las esquinas achaflanadas. La torre se sitúa a los pies, en el lado de la Epístola, lo que provocó una encendida disputa entre los vecinos.

El actual templo, que se comenzó a construir en 1583, reemplazó al antiguo, que estaba en mal estado de conservación. El visitador, en nombre del Arzobispo de Zaragoza, ordenó en 1574

…se repare la torre de las campanas que está a muyo peligro, haziendo las esquinas de ella de piedra desde los fundamentos hasta el tejado, dentro tiempo de un año. Y si a más pudieren se haga antes, porque si se cayere será de muya más costa y podría hazer muyo daño en personas y en las casas circunvezinas…

Además del estado ruinoso del edificio antiguo, éste se estaba quedando pequeño para cubrir las necesidades del pueblo.

Por quanto la Yglesia es muy pequeña para el pueblo, mandamos la hagan de nuevo o, a lo menos, le hagan una cabezera muy buena para toda la Yglesia. Dámosles de tiempo quatro años, con esto que empiezen la obra en el año presente de mil quinientos setenta y ocho. Y para la cabezera dos años de tiempo, con esto que la obra asimesmo la principien en el sobredicho año y presente de 1578. Órdenes del visitador Bartolomé Tello, en 1578.

El actual templo empezó a edificarse en 1583, cuando se ordenó construir nuevamente la capilla mayor. En 1592 se había construido una nueva cabecera y dos capillas laterales. El resto de la iglesia fue el antiguo templo hasta comienzos del siglo XVIII. Como curiosidad, el visitador Miguel Ximémez Palomino ordenó una serie de reformas entre las cuales obligó la retirada de unos graneros contiguos al templo:

…el estar los graneros junto a la dicha Yglesia es de grandísimo inconveniente por la ynmundicia de los ratones y mal olor que causa en dicha Yglesia, mandamos a los señores de dichos graneros los remueva de ally y pongan en otra parte.

Entre 1718 y 1728 el Maestro de Obras Pedro Campos, natural de Daroca, se encargó de la construcción de la parte posterior del templo, la techumbre y la decoración con los estucos, que todavía se conservan. Es en esta época cuando más encarnizado es el debate en torno a la ubicación de la puerta del templo. El pleito llegó hasta las más altas instancias y se resolvió por decreto:

Y haviendo visto la referida Yglesia con toda reflexión, e informados por el Dr Joseph Barrado y el Licenciado Pedro Berbegal, partes nombradas por la una y la otra parte de las arriba expresadas, por informarnos, así a boca como por escrito, las razones que cada una de dichas partes tenía para su pretensión del puesto a donde devía estar y ponerse la puerta principal de la referida Yglesia; y visto lo alegado por una y otra parte y de constar por la capitulación otorgada entre dicho lugar y Pedro Campos al tiempo del ajuste de la referida con resolución de todo el Aiuntamiento y demás personas del pueblo y eclesiásticos de aquel, la qual fue hecha en quatro de Octubre de mil seiscientos diez y ocho años, que la mencionada puerta havía de estar y ponerse hacia la parte del mediodía, y haverse mantenido esta resolución sin haverla revocado en ningun de los Aiuntamientos y juntas eclesiásticas a este fin celebradas; y por quanto combiene para celebrar los divinos oficios con maior veneración, quietud y devoción de los fieles, el que no se oiga rumor ni estrépito de pasages de cavallerías, carros y personas por delante de las puertas de las Yglesias, y la que acualmente se halla abierta frente al altar maior de dicha Yglesia padeze y se experimentan los referidos incombenientes por estar al lado de ella la carretera real, tránsito continuado de vagajes y personas; y no tener la calle la amplitud que se requiere para que no cause en dicha Yglesia el referido ruido y estrépito; y asimismo estar cerciorados haverse experimentado por dicha puerta gran combate de aires y tempestades de llubias que ocasiona entrarsen dentro de la referida Yglesia y gasto maior de cera y azeite; y por otros justos motibos a nos bien vistos, por tanto pronunciamos, sentenciamos y declaramos que la puerta principal de dicha Yglesia del expresado Lugar de Tornos haia de estar, construir, poner y colocar hacia la parte de el mediodía, en la primera capilla que está contigua a la torre de dicha Yglesia; cerrando y condenando la que actualmente hai abierta al poniente, junto a la expresada carretera.

Y así nos pronunciamos, bajo las penas en dicho compromiso contenidas.

Ytem pronunciamos y declaramos que unas y otras partes haian de defenezer, como en virtud de la presente defenezemos todos los pleitos, questiones y diferenzias, así civiles como criminales, que entre dichas partes ha havido y hai, imponiéndoles, como les imponemos, perpetuo silencio.Fragmento de acta levantada por Ignacio Pedro Solana, 1729

En 1805 se completó la construcción de la torre y se cerró, finalmente, la puerta del lado de la Epístola.

Interior de la Iglesia de San Salvador, Tornos.Ver original en 360º photosphere.Interior de la Iglesia de San Salvador, Tornos. Ver original en 360º photosphere.

En el interior del templo, el retablo más representativo es el principal, de estilo barroco y realizado en 1835. Está dedicado al Salvador, y destaca en el centro una talla de Cristo sentado datada en el siglo XVI.

A la izquierda de la nave (lado del evangelio) encontramos los retablos de la Virgen del Carmen, Virgen del Rosario, San Antonio de Padua y la Inmaculada.

A la derecha (lado de la epístola) están los tres retablos de San Miguel Arcángel, de Corazón de Jesús y de Santo Cristo, además del retablo de San Francisco Javier con su expositorio.

En la sacristía, junto a una imagen del Rosario del siglo XVI, se custodia una cruz procesional y un cáliz rococó del siglo XVII.

Fuente: Noticias sobre la construcción de Iglesias en el noroeste de la provincia de Teruel siglos XVII- XVIII) , José María Carreras Asensio. Calamocha. Centro de Estudios del Jiloca, 2003.

Deja un comentario