Octubre-noviembre: temporada de robellones o níscalos

Ir a buscar rebollones (Lactarius Deliciosus) es una de las actividades más esperadas del año. En los alrededores de Tornos hay bastantes pinares que esconden este preciado manjar, que se puede encontrar en otoño en mayor o menor cantidad dependiendo de las temperaturas y las precipitaciones durante el final del verano. Será un buen año de rebollón si llueve a final de agosto y principios de septiembre.

Para ir a buscar rebollones necesita ropa impermeable y buen calzado, a ser posible botas de montaña. Su herramienta de trabajo será un cuchillo o navaja y una cesta de cesta de mimbre que permita que las esporas caigan de nuevo a la tierra. Está prohibido cogerlos y transportarlos en cubos, bolsas de plástico o cajones. Una vez llena la cesta, se pueden freír o hacerlos a la brasa, aunque hay otras muchas recetas.

Deja un comentario